El mundo sobre dos ruedas, otra forma de viajar

Que nos gusta viajar es algo que tenemos claro. Si estás leyendo esto, es que tú también lo das por sentado. Te gusta viajar. Pero, ¿viajamos todos de la misma forma? ¿Nos gusta el mismo tipo de viajes, la misma forma de movernos, de conocer mundo? Por supuesto que no. Porque en esto de viajar pasa como con todo, hay gustos como colores. Y no me refiero ya al tipo de destino: cultural, de aventura, de playa…, si no a la forma de pensar, planear y poner en marcha ese viaje. A la forma en sí de hacerlo y de vivirlo.

_DSC0177

Hoy queremos dedicar una entrada a un espécimen muy particular de viajero: el que descubre el mundo en compañía de su moto. Cierro los ojos e intento imaginármelo, la sensación de consumir kilómetros en solitario, acompañada de la velocidad, mis pensamientos y el paisaje. No pinta mal, si no fuera porque nunca he tenido una moto. Pero sí tengo un amigo, Javier Montes Velasco, que es un apasionado de este tipo de viajes y de su moto. Ha estado con ella en muchos lugares, y vivido muchas experiencias. Hoy me ha dejado que le acribille a preguntas, para que podamos hacernos una pequeña idea de cómo se ve el mundo sobre esas dos ruedas.

– ¿Cuál fue tu primer viaje en moto?

Mi primer viaje en moto, fuera de España, fue a Faro en Portugal en el año 2005. Desde la distancia se ve como algo muy pequeñito, pero en aquel momento era una gran aventura. En ese viaje comencé a enamorarme de este modo de conocer otros lugares. La moto te da una gran libertad a la hora de viajar y cuando lo descubres ya no hay marcha atrás.

– ¿Cómo lo recuerdas?

Fue el primer viaje. Los días anteriores a partir, fueron una mezcla de ilusión, miedo, respeto,.. Recuerdo el viento que soplaba en la provincia de Cádiz y lo difícil que era mantener la moto recta. El viaje se desarrolló sin ninguna complicación y cuando volvimos la sonrisa se convirtió en eterna.

– ¿Qué piensas durante tantas horas conduciendo por carreteras que no conoces?

El peligro lo tiene las carreteras que conoces, en esos momentos te relajas y te dejas llevar. La mente se dispara y piensas en que estará haciendo la familia, los amigos, el trabajo. Yo por ejemplo también me pongo a cantar, con el casco puesto no molesto a nadie, e incluso a bailar. Siempre digo que es más peligroso coger la moto para ir a trabajar que cuando viajas. Por equipación y concentración.

Cuando la carretera no la conoces, es fascinante la sensación. Abres los ojos al máximo intentando que no se te escape ninguna imagen, ningún paisaje,.. Te concentras al máximo y disfrutas como nunca. No hay nada más bonito que recorrer un país por primera vez.

La vuelta es lo más pesado, pero aun así también se disfruta. Los kilómetros se acumulan y el cansancio provoca situaciones de riesgo. Por lo que hay que aumentar la concentración al máximo. Los últimos doscientos kilómetros para llegar a tu casa, son los mas peligrosos del viaje.

– ¿Y después? ¿Cuántos sitios más has visitado? ¿Tú solo o en grupo?

A lo largo de estos años he viajado por numerosos países fuera de España, como por ejemplo: Portugal, Marruecos, Francia, Alemania, Inglaterra, País de Gales, Escocia, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Suiza, Liechtenstein, Austria, Italia, Túnez, Eslovenia, Croacia, Polonia, Lituania, Letonia, Finlandia, Suecia, Dinamarca y Rusia. Todos esos viajes han sido realizados íntegramente desde Granada.

Pocas veces he viajado solo, realmente dos. La vuelta desde Dakla, Marruecos (frontera con Mauritania) y la vuelta desde el pueblo de Malinska en la isla de KRK, Croacia. Es algo que me apetece probar, pero debes estar muy bien preparado mentalmente para realizar un viaje completamente solo.

– ¿Por qué te decidiste por esta forma de viaje? ¿No te resulta demasiado problemática?

Con esta forma de viajar, me siento más cercano a la gente. Las experiencias son mucho más intensas y los recuerdos maravillosos. Con la moto puedo unir varias pasiones: viajar, la fotografía y escribir. Quizás, lo peor de viajar en moto es el precio de la gasolina, el viaje se encarece mucho. Por lo demás, para mí, son todo ventajas.

–  Háblanos de esas ventajas. ¿Cuál es la mayor de todas?

La libertad. Cuando viajamos no vamos con nada contratado. Todo surge la noche anterior, durante la cena decidimos que ruta hacer, después durante la jornada estamos abiertos a que si vemos un pueblo que nos llama la atención, estamos cansados, llueve , hace frio o mucho calor y queremos hacer menos kilómetros y quedarnos a dormir antes, no hay problema. Buscamos alojamiento y a descansar.

– ¿Cuál ha sido la experiencia o anécdota que más recuerdas de estos viajes?

Nunca olvidaré el rostro de una nena de unos seis años pastoreando cabras en un pedregal en mitad de la nada, al norte de Túnez. O el manto de estrellas tan espectacular que nos arropaban una noche que dormimos a la intemperie en el interior de Marruecos, o cómo acabamos en una boda rusa en el pueblo de Velikiye Luki en Rusia, la tabla de Yugurta en Túnez o como casi acabamos en una cárcel rusa por entrar con las motos en mitad de la Plaza Roja de Moscú etc,..

– Suena a aventura de las buenas. ¿Cómo aconsejarías planear un tipo de viaje así?

Con la mente muy abierta, sabiendo que va a haber muchos momentos malos y otros increíbles, y que todos ellos forman parte del viaje.

– Y algo de literatura – que sé que te gusta leer y escribir-, ¿qué nos recomiendas leer sobre la visión del mundo a lomos de una moto?

Me gusta mucho la obra de Ted Simon Los viajes de Júpiter, donde narra su vuelta al mundo en moto cuando tenía cuarenta y dos años. Posteriormente, volvió a hacer el mismo viaje con otra moto a la edad setenta años plasmando sus impresiones en el libro Los sueños de Júpiter. Ambos libros son fantásticos.

[gallery_bank type=”images” format=”masonry” title=”true” desc=”false” responsive=”true” animation_effect=”bounce” album_title=”true” album_id=”22″]

Hasta aquí la experiencia de Javier, a quien le agradecemos enormemente que la haya compartido con nosotros, así como las fotos que nos ha prestado para ilustrar sus palabras. Estoy segura de que más de uno se habrá quedado con ganas de emprender una aventura similar. Quizás no sois de los que os gusta viajar con todo organizado, y también preferís planearlo a vuestro aire, pero sin la necesidad de hacerlo sobre dos ruedas. En ese caso, os recordamos que en Viajas.com contáis con un gran buscador de hoteles, vuelos, traslados, trenes, y coches, para que podáis planear el viaje a vuestro ritmo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Buscar Categorías
Últimos blogs de Viajas.com
Close
Viajas.com © Copyright 2020. Todos los derechos reservados.
Close