La India es un país con una superficie de más de 3 millones de kilómetros, por lo que viajar allí y conocer el país en su totalidad requiere tener disponibilidad de tiempos; a veces toca elegir entre unas opciones u otras y puede quedar la duda de si hemos elegido el mejor circuito. Para ayudarte un poco hoy te hablamos de Jaipur, un destino en la India, y por qué no debería faltar en tu viaje a la India.

Jaipur es la ciudad que más sobresale dentro de la magnética y misteriosa región de Rajastán, un lugar que “acoge” el desierto de Thar (uno de los más duros de todo el planeta), parques naturales como el Ranthambore (donde es posible cruzarse con ejemplares de tigres salvajes), gran variedad de templos hinduistas  y los palacios y fortalezas que erigieron en los últimos 1.500 años de historia por los legendarios marajás rajputs.

Mientras en el sur de la India, los puertos se dedicaban a comercializar con el Imperio Romano y el sudeste asiático, el norte del país estaba dominado por los rajputs, reinos que persistieron durante más de mil años, hasta que la India se independizó de Gran Bretaña. Se tienen noticias de los marajás rajputs ya desde el siglo VI, unos marajás que se consideraban integrantes de una de las cuatro castas históricas del hinduismo,  los chatrías,  dedicada sobre todo a  la guerra y la política. Sus reinos sobrevivieron durante siglos tanto por su predisposición al combate (lo que hizo que resistieran los intentos de invasión de los mongoles) como por los privilegios en cuento a protección que consiguieron de los conquistadores ingleses.

Hasta ahí un poco de la historia de Jaipur, ¿pero qué es lo que nos encontramos hoy día allí? Una ciudad llena de sabores y olores fuertes (como la gran mayoría de ciudades indias), de tráfico caótico, de personas transitando por las calles y lugares tan emblemáticos como el Palacio de los Vientos o el Palacio de la Ciudad.

El Palacio de los Vientos una construcción con forma de pirámide con cinco pisos, estructura que fue  erigida en el año 1799 para alojar al harén de mujeres del marajá Hawai Pratap Singh. Del Palacio hoy se conserva solo la fachada, donde casi mil ventanas dejaban en otra época que las mujeres pudieran observar el exterior (la ciudad y sus calles) sin ser vistas. Al amanecer y a última hora de la tarde, el sol adorna  al Palacio de los Vientos de tonalidades que le dan el sobrenombre a Jaipur: la ciudad rosa.

palacio de los vientos jaipur

                                                      (Imagen: enfocado.com)

Otro lugar que no hay que dejar de visitar en Jaipur en tu viaje a la India es el Palacio de la Ciudad (Hawa Malal), erigido por Jai Singh, apasionado de la astronomía, pasión de la que dejó constancia en el observatorio Jantar Mantar y los dieciséis instrumentos en piedra (algunos aún en pie) que le servía para interpretar los astros y saber las previsiones climáticas, las condiciones de las cosechas, etc.

jaipur palacio de la ciudad

El Palacio de la Ciudad fue un palacio muy lujoso y ornamentado en el que destacan el Diwan-i-Khas, un pabellón de columnas que en su interior conserva dos enormes urnas de plata (los objetos más grandes del mundo construidos en plata hasta el momento), el Patio de los Amantes y el Salón de Ceremonias con el trono real realizado también en plata.

Hasta aquí algunas de las razones por las que Jaipur debe estar incluida en tu viaje a la India; consulta en nuestra página web todas las opciones que te ofrecemos para viajar a este gran país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Buscar Categorías
Últimos blogs de Viajas.com
Close
Viajas.com © Copyright 2020. Todos los derechos reservados.
Close